La cruz andina. Por un cambio de ciclo

Ayer fui a visitar las ruinas de Tiwanaku o Tiahuanaku o Tiwanako. Aquello sólo está explorado un 10 por ciento del total y está ahí, al libre acceso, al aire libre, se levantan estatuas de varios metros, de un solo bloque de piedra. Muchos misterios hay en torno a esta civilización, y algunos le dan a estas incertezas un origen extraterrestre. Por ejemplo, ¿cómo explicar el sofisticadísimo pulido de las piedras?, ¿cómo explicar su gran tamaño?, ¿cómo explicar sus sistemas de ensamblaje a través de grapas? Para colmo, en el templo de la fertilidad hay 175 caras, la mayor parte roídas por el tiempo, pero alguna se alcanza a distinguir y hay una con cara de E.T que hace al guía arrojar una hipótesis genial: hubo unos seres no humanos que ayudaron a la construcción de tamañas estructuras. Lo que dice me recuerda un texto que aparece en un librito de pequeño formato llamado Secretos de culturas milenarias, de un tal Dennis Zabala. Aquí van algunos párrafos. Abran fuego!!!

“Una de las primeras civilizaciones del planeta tierra, como lo era Tiwanaku, tenía una cosmovisión del ciclo de la vida tan profunda que lo ha plasmado en sus construcciones, cerámicas y tejidos para recordar el verdadero significado de la existencia. Todo su conocimiento espiritual estaba basado principalmente en un solo símbolo: la cruz andina.

Evidentemente este símbolo tan enigmático y al mismo tiempo sagrado ha tenido un sinnúmero de interpretaciones a lo largo del tiempo, ya que por tener cuatro puntas se hace alusión a las cuatro estaciones, los cuatro puntos cardinales o los cuatro elementos del planeta (aire, fuego, tierra, agua). En la cosmovisión andina, este símbolo fue creado haciendo referencia a la constelación de la “cruz del sur” pues partiendo de su estrella más brillante, se llega al polo sur de la bóveda celeste (atmósfera) y viene de la palabra quechua “chalana” que significa escalera de ascenso y descenso, o puente hacia arriba y hacia abajo por tener la forma de cruz escalonada que era y sigue siendo la unión entre el mundo físico y el mundo espiritual o de los dioses.

El verdadero significado de las cuatro puntas, que ha estado escondido por miles de años, hace referencia a las cuatro edades del ciclo del planeta tierra.

El círculo interno simboliza el día y la noche. El día representa el despertar de la conciencia del alma, un mundo netamente espiritual y habitado por hombres dios. Esta mitad comprende la edad de oro y la edad de plata, lo que muchas religiones llaman el cielo en la tierra. Por otro lado, la noche simboliza un mundo material, la conciencia de cuerpo sobresale entre los valores espirituales. Con el inicio de ese tiempo empieza lo que algunos llaman la “degradación humana” (el infierno en la tierra) y sus dos períodos posteriores son la edad de bronce o cobre y la edad de hierro.

La edad de oro es una época donde todo es perfecto; y el oro es utilizado solamente para propósitos decorativos en cantidades inmensurables. Es por eso que en varias civilizaciones avanzadas de la antigüedad se han encontrado diversos objetos fabricados con este metal e incluso existen registros de que varios templos y otras construcciones eran adornados con oro. No existían normas ni leyes; toda la tecnología avanzada fue utilizada con la ciencia del amor para el bienestar común y con un profundo respeto hacia la naturaleza. Existían aeronaves supersónicas tan veloces, que las personas se transportaban miles de kilómetros en cuestión de segundos. Se utilizaba la energía atómica por ser mucho más eficiente, poderosa y menos nociva para el medio ambiente.

[…]

Posterior a la edad de oro, viene la edad de plata que también es una época perfecta donde existen muchas más civilizaciones y aún se evidencia armonía entre el humano y la naturaleza, todavía existiendo la misma tecnología avanzada.

[…]

La desaparición de muchas civilizaciones avanzadas hace miles de años ocurrió en la transición del día a la noche, el cambio de la conciencia del alma por la del cuerpo. Esto llevó a la humanidad de entonces a tener una guerra con toda la última tecnología disponible que prácticamente extinguió a la raza elevada. Era una batalla entre el bien y el mal, y muchos textos antiguos la describen como “la guerra de los dioses”.  Al mismo tiempo, hubo grandes cambios en la naturaleza y los sobrevivientes escaparon lejos para establecer otras civilizaciones. [se habla incluso de que los tiwankos sobrevivientes a lo que sea que pasó con ellos, se desplazaron hasta África, pues en Etiopía hay restos de construcciones y representaciones de seres muy similiares, casi idénticos].

[…]

Poco a poco, en la era oscura de la humanidad, la tecnología fue celosamente escondida y desapareció de la faz de la tierra con un solo propósito: que no caiga en manos equivocadas. Estos sucesos tienen su conexión con la misteriosa extinción de varias civilizaciones como Tiwanaku, Aksum, Egipto, el imperio Rama (actualmente India), y otras ciudades esparcidas en Perú, Europa, Asia …

… en la edad del cobre el hombre empezó a conquistar imperios, tener guerras y luchar contra la naturaleza para poder sobrevivir.

[…]

Actualmente estamos viviendo la edad de hierro, que los hindúes llaman el “Kali Yuga”: la era más oscura de la humanidad. La degradación humana alcanza su punto máximo, al igual que la conciencia del cuerpo. El calentamiento y la contaminación global afectan todo hábitat en la naturaleza y los seres humanos, guiados por todas esas señales, tenemos un presentimiento de que todo va a acabar muy pronto. Estamos entrando en la fase final de la transición entre la oscuridad y el día, para comenzar de nuevo la edad de oro.”

Anuncios

breakfast is the most important meal

Siempre me olvido de linkar aquí el blog de M.A que lleva ya tres semanas en La Paz y le da bastante candela al tema cibernético. Otra visión, otra andadura que ya pronto cambia. El sábado abandona La Paz rumbo tierras más históricamente místicas, llenas de piedras enormes de dudosa procendencia. Él dice que los annunakis andan detrás. Veremos.

El feminismo frontal de Ximena Bedregal

Las mujeres debemos dejar de ser víctimas demandantes, salir de la política de las carencias para inventar una política de la inteligencia, de la creatividad, del riesgo de pensar lo pensado, de la imaginación que nos pernita hacer lo no hecho, inventar lo no inventado. Ese es el desafío mayor; el que nos conduciría a modificar la hermenéutica del poder en la que estamos atrapadas desde las propuestas de la “igualdad”.

Ximena Bedregal es feminista, fotógrafa, periodista, realiza piezas audiovisuales y ha sido docente de arquitectura e historia del arte. Es boliviana, pero parece que ahora (y mucho tiempo antes) vive en México. Una pena, recién la descubro y no podré hacerle una entrevista para el docu, con lo que me interesa su visión sobre la lucha de las mujeres acá y allá. Participó en 2001 en una expo que hubo en el Reina, Principio Potosí, ¿quizá alguno estuvo allí? que me informe!

Por lo que la leo se alinea con el feminismo  comunitario de la Asamblea feminista (esa que se reúne cada jueves en el Cafe Carcajada acá en La Paz), o más bien el feminismo comunitario sería la puesta en práctica de lo que Ximena denuncia como ausencia, cuestiones sobre el cuerpo en el centro de la discusión: “La política de las mujeres ha terminado por ser un (sin) cuerpo interminable de demandas de víctimas -sin propuesta de mundo y cultura- que busca que los que tienen el poder ahora, las resarzan de su condición de tales, obteniendo ocasionalmente debilísimos logros que se dan o se quitan según los intereses políticos coyunturales del poder.”

Yo les dejo con su página donde aparecen, entre otras cosas, varias series de fotografía en su tierra andina.

 

 

k’oli pankarita

El sábado quedé con unas mujeres trabajadoras del hogar. Este trabajo, considerado indigno, naturalizado como servil, terrible en muchos casos, viene siendo defendido por estas mujeres desde hace 30 años. De tanto luchar consiguieron una ley que regula su trabajo, y la consiguieron hace ya tiempo, cuando aún había gobierno neoliberal por aquí.

Estuve con ellas en El Alto, ellas viven ahí, en uno de esos barrios de ladrillo sin enfoscado, de casas que comenzaron siendo bajas, y poco a poco crecieron hacia arriba por las manos de sus dueños. Aquí no hay hombre que no sepa de construcción, sobre todo si es aimara y viene del campo, me explicaron un día.

Al final de la tarde, después de hacer entrevistas, charlar, beber vino y hasta ser disfrazada de cholita, íbamos a emprender la bajada a La Paz y decidieron llevarnos en coche. Subimos y suena una música que me llenó los oídos. Aquí la enlazo, para que la escuchen, es de una cantante de Oruro que fue ministra de culturas, Zulma Yugar.

que la disfruten!

 

La dictadura de The economist y el tirón de El País

Momento 1.

Leo en Plataforma de Discusión Democrática, blog de un boliviano que por la foto rondará los 50, que The economist sacó en 2011 un estudio en el que evaluaba a los distintos países del mundo otorgándoles notas del 1 al 10 según el grado de democratización de sus gobiernos. Para hacer tal informe agruparon a los candidatos en cuatro grupos: democracias completas (puntuaciones de 10 a 8), democracias defectuosas (de 7 a 6), regímenes híbridos (de 5 a 4) y regímenes autoritarios (de 3 a 0). Pues bien y por supuesto que Estados Unidos aparece como país que goza de una democracia completa (8’11), pero también –qué suerte tenemos- España está en ese grupo con un 8’2, aunque el que gana sea Noruega con un 9.8.

A lo que voy es a que Bolivia aparece como país de régimen híbrido (5’84). Tras descubrir que el tal Eduardo Campos Velasco quien se declara a cargo del blog, es asambleísta en Oruro (forma parte de la asamblea del estado plurinacional), paso a cabrearme, no con Eduardo por su frío rigor al trasladar los datos, pero sí con los puñeteros rankings. Acompañan a Bolivia Venezuela y Ecuador, qué lista tan bienintencionada, y también están allí Egipto, Haití o Turquía. Toma que toma, lo mismo me da que me da lo mismo.

No seré yo la más pluri oficialista, muchos errores y dolores se suceden cada día en la gestión del MAS, pero que me comparen un Estado que acaba de redactar una ley de derecho a consulta a los pueblos sobre el uso de su territorio con otro que vive amenazado y masacrado por su vecino (y ni siquiera es reconocido por todos como país), con una isla del caribe, etc etc, me parece poco serio y muy jodido. Las vainas de siempre, Estados Unidos califica, dicta, instala significados sobre el cuerpo del otro para condenarlo. Por supuesto Rusia aparece como régimen autoritario (con menos de un 4). Teléfono rojo.

Momento 2

El otro momento también mola bastante. El mismo blog cuelga una nota con el siguiente titular:

“El País” de Madrid elige al líder del Tipnis entre los 100 personajes del año, y miro en google y esta información aparece el 1 de enero en un montón de diarios bolivianos. Nos dicen que “En la lista, que incluye a personajes de la política, la sociedad, la cultura y el deporte, figuran los presidentes de Argentina y Perú, Cristina Fernández de Kirchner y Ollanta Humala, el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, la dirigente estudiantil chilena Camila Vallejo, y el poeta mexicano Javier Sicilia, que encabeza la lucha pacifista contra el narcotráfico, entre otros.” Pero la traca viene en otro párrafo que el blog selecciona, al final del artículo. El país concluye que “Firmes y pacíficos, arrancaron al Gobierno una ley de protección a su territorio. Vargas ha negociado con perseverancia y paciencia un reglamento de la ley que, parece, tiene los días contados porque el presidente Evo Morales está empeñado en construir la carretera por el corazón del Tipnis, afectando comunidades como El Paraíso, donde el dinero no hace falta para comer, el aire que se respira es puro y el agua de los ríos aún es cristalina”.

La construcción de la carretera que tanto infierno está causando, se pactó antes del cambio de gobierno. Fueron otros antes los que habían hecho la gestión. Muchos dicen que Evo está al servicio de la banca, que tiene las manos atadas, dicen otros, que nada ha cambiado, se llega a escuchar, a saber por qué quiero creer que hay concesiones que este gobierno no haría.

Un tercer momento sería pensar en lo del agua cristalina y el aire puro, bucolia europea que vivo en mis carnes; luego uno llega aquí y ve marchar gente del TIPNIS que reclama carretera, y entonces uno ya no sabe si luchar por el aire puro y los pajaritos por la mañana o por los adelantos y comodidades que la carretera supondría para gente capaz de caminarse más de un mes hasta llegar a La Paz.

Ya lo dijo el Roto

Lluvia hacia el congreso

Hoy se levantó diluviando. A las 6 me despertó el aguacero bien fuerte. Me subí para El Alto a una reunión con unas mujeres que grabaré la semana que viene y a la vuelta, caminando por el Prado (la única calle plana de La Paz) me encuentro con una marcha. Esto pasa de seguido, pero hoy diluviaba.

Eran indígenas, casi siempre lo son, casi todo mujeres, de pollera, claro. Me acerco a una y caminando a su lado le voy preguntando. No es fácil sacarles una conversación a los aimaras, y esto no es generalidad, bueno sí, pero les juro que es así. Una vez que se abren todo bien, pero al principio son duros y recios, como sus altísimas montañas.

-¿Hacia dónde marchan, señora?

-Vamos al congreso

-¿Y a qué van para allá?

-Hoy es la elección.

-¿Qué elección?

-La elección departamental.

-¿pero de qué?

-La elección de nuestra dirigente departamental. De las Bartolinas.

-Ah. ¿Ustedes entonces son todas Bartolinas?

-Somos.

-Pero hay hombres ahí alante, también.

-Sí, hay.

-¿Pero las Bartolinas no son puras mujeres?

-Somos. Pero ellos son nuestros hermanos. Es mixto. Son los de Tupac Katari.

-Ah, ¿y hoy van a votar entonces?

-Sí pues.

-¿Y ellos también votan?

-También.

-¿Y ustedes votan para elegir a los representantes de ellos?

-También.

Y eso ha sido. Iban marchando bajo la lluvia, sombreritos tapados con bolsas de plástico, cada poco paraban y gritaban JALLALA BARTOLINA SISA. JALLALA!

Acá unas instantáneas de lo que me encontré.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.