Cita con María Galindo

La Virgen de los deseos es la casa de las mujeres creando (MC), está en la calle 20 de octubre (un día tal en 1548 se fundó la ciudad), en el centro de la paz. Es un edificio que tiene al menos cien años (me lo invento), y por fuera es rosa chillón. Entras y hay un espacio rectangular, una chimenea en una esquina, los techos son altísimos y hay unos ventanales traslúcido que dan a la ruidosa calle.

Llego y María aún no ha llegado, ojeo los libros, películas y discos que tienen expuestos a la venta. Me siento en una mesa a esperar. Alrededor una mesa ocupada, charlan y toman limonada. Y en otra, una mujer que debe ser del colectivo arregla unos cristales que hay colocados en cada mesa, encima del mantel, como en algunas mesas camilla. Entra María Galindo haciendo un poco de ruido, entra a la zona de la librería y sale, la miro, me levanto y voy hacia ella. No, no, ya voy yo. Nos saludamos y nos sentamos, luego se levanta a atender a una gente que llega y vuelve a la mesa. Conversamos, pero yo no estoy suelta, hay algo que me inhibe, no sé lo que es, pero no estoy del todo cómoda. Me hace preguntas a las que yo contesto, pero creo que no muy atinadamente. Al poco se termina su café y su cigarro y pasamos a que me enseñe la zona de la radio desde donde emite cada día, propone hacer la entrevista ahí, sobre todo por la acústica. Todo va muy deprisa. Se muestra disponible y amable, pero todo va muy deprisa. Quedamos en que haremos la entrevista la semana que viene. Yo todo el rato tengo en la cabeza que esa mujer tiene muchas cosas que hacer y no quiero molestarla. Mal. Hago unas pruebas con la cámara, hablamos un poco más, me dice que filme lo que quiera, recursos en la parte de arriba del edificio, que dice que es ñoña y seguro que es preciosa, como la parte de abajo. Le digo que qué bien, que gracias y me voy por donde vine. Salgo deprisa, demasiado deprisa, no me paro a hablar con las otras que andaban por allá. Algo me hizo correr, ese petardo de gacelilla que tengo en el culo, supongo. Creo que lo que he oído y leído de ella (sobre todo su radio) y sobre ella ha condicionado mi primer encuentro con la Galindo. Mañana volveré. Se me quedaron muchas preguntas, mucho que empezar a charlar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s